Un mar de fueguitos...

"Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
—El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.
No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende."

Eduardo Galeano
( El mundo , de "El libro de los abrazos")

*******************************************************************************************

miércoles, 15 de abril de 2009

LA CRIOLLA...Departamento San Justo

La Criolla…mi pueblo natal. Para mi siempre serás Cañadita.

La Criolla es uno de los 18 distritos comunales que componen el departamento San Justo. Departamento éste que quedó delimitado por ley el 31 de diciembre de 1890, cuando el extenso departamento La Capital se dividió en tres: Vera, La Capital y San Justo.
En 1927, Dn. Nicolás Nitri -un inmigrante italiano- fundó el pueblo, cuyos planos fueron aprobados por decreto el 13 de junio de 1929, pero sus orígenes se remontan varias décadas atrás.

Cuenta la historia que el 10 de septiembre de 1886 se autorizó al antiguo ferrocarril Santa Fe, luego Central Argentino y hasta su desaparición total en los años noventa Gral. Belgrano, construir un ramal desde Marcelino Escalada hasta Calchaquí, lo que más adelante formará parte de la línea que unirá Santa Fe con la chaqueña ciudad de Resistencia. Ese ramal quedó librado al servicio público en diciembre de 1889 y en ese otrora paraje, hoy La Criolla, se habilitó una estación a la cual se denominó desvío “Kilómetro 165”. Años más tarde la estación se llamará “Cañadita”.

Por aquellos años, esa inmensa llanura del norte del departamento San Justo, de tierra fértil, de pastos nutritivos, buena madera y de importantes cañadas y bañados aptos para la agricultura y la ganadería, se conocía con la denominación de “Colonia La sin nombre”. Para una mejor administración, sus campos estaban subdivididos en estancias conocidas como: Ovejitas, Cañaditas, El Pantanoso, La Blanca, La Mora, La Nevada, La Osca, La Pampa, La Clara, Ñanducitas, Lagunitas… (Ver cuadro)

Traza de las estancias fraccionadas en parcelas de 100 a 150 hectáreas. Se puede observar que el pueblo La Criolla se emplazó al oeste de la estancia "Cañaditas". Hacer clic en la imagen para ampliar.


Hacia principios del siglo XX, estas propiedades fueron adquiridas por la compañía Kemerich. En 1920 el Banco Ernesto Tornquist y Cía, con base en Buenos Aires, entidad que administraba los intereses de la Compañía Kemerich, formó con capitales argentinos, la Compañía La Criolla Sociedad Anónima Rural e Industrial, cuyo casco central se emplazó en Estación Fives Lille, hoy localidad de Vera y Pintado.

A partir de1923, la nueva Compañía inició un proceso de mensura subdividiendo las estancias en pequeñas parcelas de 100 a 150 hectáreas, especialmente para la producción agrícola. Familias de labriegos, agricultores del viejo mundo, en su mayoría de origen italiano y español y en muchos casos hijos y/o nietos de éstos, se instalaron aquí e implantaron en estos suelos el arte de cultivar la tierra aprendida de sus mayores.

…Y así se fundaron colonias pujantes que guardaron para sí el nombre de las otrora estancias. Se crearon los centros urbanos donde la comunidad desarrollaba las distintas actividades sociales. El centro comercial, la iglesia, instituciones deportivas y culturales…, prueba de que los pueblos se construyen por la agregación poblacional en la constante búsqueda del hombre de lugares que garanticen su propia supervivencia.

El paso del ferrocarril como medio de transporte de carga primero y de pasajeros después, fue un elemento fundamental para el nacimiento y posterior desarrollo de “La Criolla”. Es por ello que cuando el gobierno reconoció el pueblo éste ya se había creado por si mismo y no importaba como lo llamaban. (1)
Ya tenía en funciones su escuelita primaria que se había fundado en 1907 en la vecina localidad de Gobernador Crespo; la Escuela Nacional Nº 5, hoy 6005 con enseñanza media. El Club Huracán y otras instituciones que llegarán con el correr de los años. La Usina de energía electrica, el Banco de la Nación, el de La Provincia y la Caja de Ahorros que fue un gran logro para el pueblo, hoy perduran solamente en algún álbum de fotos perdido o en la memoria de los vecinos de aquellos años florecientes. ¿Errores del pasado de una dirigencia poco lúcida o desinterés colectivo de la comunidad?

La Comuna, otrora Comisión de Fomento, fue creada por decreto por el superior gobierno el 19 de mayo de 1933, y quedó para la comunidad la elección de las personas que debían constituir la primera comisión.
Ese mismo año se constituye la comisión pro- templo con la idea de construir una iglesia y el 24 de septiembre se coloca la piedra fundamental que fue bendecida por el Padre Felipe Bossola, párroco de San Martín Norte.
Las fiestas patronales se festejan el 24 de septiembre siendo patrona La Virgen de la Merced.

EN LA ACTUALIDAD
De acuerdo al último censo realizado en 2001, La Criolla tiene 2381 habitantes. 1602 corresponden a la zona urbana y 779 a la zona rural. De un total de 1211 varones, 778 viven en la zona urbana y 433 en la zona rural; 1170 son mujeres, 824 viven en la zona urbana y 346 lo hacen en la zona rural.
La Criolla que está situado sobre la RN11 dista a 170 kilómetros de Santa Fe y 70 de la ciudad cabecera departamental. Para arribar al mismo, se debe tomar la RN11 dirección norte y recorrer los kilómetros mencionados. Pertenecen al distrito de La Criolla, las colonias llamadas, La blanca, El pantanoso y Ovejitas.
PERSONAJES INOLVIDABLES QUE HABITARON PUEBLO "LA CRIOLLA"
Hilario Contreras (pastichoti) Joven jockey que sufrió un accidente perdiendo gran parte el conocimiento del cual jamás se recuperó. Un día llegó al pueblo con el personal de trabajo de un circo y allí se quedó. Vivía de changas y de la dádiva de la gente.
Octavio Martínez, trabajador rural muy popular en el pueblo por el uso de grandes bombachas campestres, pero se lo recuerda por una anécdota muy pintoresca. En una visita repentina al campo el patrón vio un arado con una rueda fuera de su eje y preguntó: -¿qué le pasó a la rueda? – No sé, contestó Octavio. –Yo creo, dijo el patrón luego de observar la maquina, que ha sido producto de abundante grasa. –Miente señor, contestó Octavio, jamás lo he engrasado. El patrón sonrió y siguió caminando. Octavio con su inocencia había auto-denunciado su negligencia.

******************************************************************
(1) Desde el primer paso del ferrocarril en 1889, el pueblo tubo varias denominaciones: Desvío kilómetro 165 y Cañadita, ambos nombres de la estación ferroviaria. Colonia Alberto Ramos Mejía* y desde 1927/29 La Criolla, nombres del pueblo.
***********************

GALERIA DE FOTOS



Calle de entrada norte. Camino de tiera.



Entrada principal dirección Este a Oeste. Avenida perpendicular a la RN11.


La avenida de entrada al pueblo en su tramo central


Apertura calle nueva (9 de julio) que atravesando terreno del ex ferrocarril une los lados Este y Oeste del pueblo


Terrenos parte norte del ex ferrocarril. Otrora estaba emplazado el casco de la estancia Cañaditas


Frente nuevo edificio escolar. Primario y ensañanza media.


Canchita de fútbol de la antigua escuela primaria Nacional Nº5, Domingo Faustino Sarmiento.


Calle dirección Norte a Sur. En la intersección con la avenida de estrada al pueblo. En este lugar se erectaba una gran "N" de manposteria que era el inicio de un bulevard, peseo dominical y de grandes corsos, lamentablemente demolido. Una muestra mas del poco apego por el patrimonio histórico cultural de los pueblos, vieja y lamentable costumbre en toda la provincia.


Antigua casona que perteneció a mis abuelos maternos de apellido Sánchez. Al frente el salón que pasó del boliche-bar de Dn. Felipe a negocios de varios ramos.
- Es bueno y preciso recordar que se mantienen varias construcciones originales como la de esta última foto. También el recupero del edificio de la ex estación del ferrocarril donde funciona el Museo Comunal.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estimados: Mi nombre es Santiago D. Pica, soy periodista de la revista AreaUrbana, quisiera saber cuando es el "dia del municipio o de la comuna", ya que es una de nuestras secciones y me gustaría hacer una nota en profundidad. Debe ser entre mayo y junio.

    Mi mail es spica@elcoeditores.com

    Gracias

    ResponderEliminar