Un mar de fueguitos...

"Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
—El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.
No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende."

Eduardo Galeano
( El mundo , de "El libro de los abrazos")

*******************************************************************************************

sábado, 4 de abril de 2009

MI Pueblo y Yo....el proyecto.

En la provincia de Santa Fe, las iniciativas colonizadoras favorecieron la llegada de inmigrantes, sobre todo agricultores desocupados proveniente de los países meridionales de Europa, que se establecieron preferentemente en el área central en la que tuvo lugar un importante desarrollo de la actividad agrícola.

La construcción del ferrocarril posibilitó el surgimiento, a la vera de las vías, de cientos de pueblos que, en pocos años, modificaron profundamente el mapa demográfico, productivo y cultural de la región. La vida no debe haber sido fácil para los primeros que se aventuraron allende los mares. La búsqueda de un horizonte de prosperidad demandaba demasiados sacrificios. Muchos hubieron de volverse a los países desde donde procedían.Muchos también, se quedaron. Se sobrepusieron a la adversidad del desarraigo y no escatimaron esfuerzos en procura de alcanzar lo que habían venido a buscar. Finalmente lo lograron.

Fueron nuestros jóvenes abuelos que, desde ignotos y dispersos lugares de la provincia, forjaron un futuro de esperanza y prosperidad, a sabiendas de no sería posiblemente de usufructúo propio sino para sus hijos y sus descendientes.


Cada pueblo tiene su propia fisonomía, similar y distinta a la de tantos otros pueblos, sus propias historias, sus personajes, sus mitos…Los pueblos que surgieron a la vera de oportunidades que ofrecía el país desarrollaron una sociabilidad no exenta de singularidades plausibles de un reconocimiento público que las ampare del olvido y las proyecte más allá del ignoto lugar al que parecen estar condenadas.

Las pisadas de los que nos antecedieron están allí. Sólo hace falta desandar los caminos, explorar aquellos vestigios que evidencien su paso para, en definitiva y finalmente, encontrarlos y reconocerlos que no es otra cosas que encontrarnos y reconocernos a nosotros mismos.

En este marco desde “Historias de Pueblos Olvidados” nos proponemos, entre otras cosas:- RESCATAR del olvido la memoria viva de los pueblos de la provincia incluyendo aquellas pequeñas poblaciones que no figuran en los mapas.-

RECUPERAR el legado de nuestros mayores, guía vital para las nuevas generaciones y la conservación del patrimonio histórico (o lo que queda).-

EXPLORAR su acervo cultural, significativa importancia que marca un principio y una senda a seguir.-

IDENTIFICAR personajes y vivencias particulares que son la “marca registrada” de cada comunidad aunque esta sea la más pequeña del planeta.-

SEÑALAR los olvidos y omisiones que padecen en el presente.

En definitiva, se trata de abrir surcos a la memoria para rescatar las pequeñas y grandes historias contadas por su propia gente, hombres y mujeres que integran las dos comunidades de cada uno de los pueblos: la comunidad interna que decidió quedarse para siempre y la comunidad externa que emigró hacia otros horizontes, pero que eternamente vuelve una y otra vez.

Néstos Alessio
Santa Fe de la Vera Cruz
Argentina.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada