Un mar de fueguitos...

"Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
—El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.
No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende."

Eduardo Galeano
( El mundo , de "El libro de los abrazos")

*******************************************************************************************

sábado, 15 de agosto de 2009

CABAL...Dep. La Capital

Recorriendo 60 km. rumbo Norte llegamos a la ex Estación Cabal, mientras que la zona urbana propiamente dicha, se conecta a la RN11 por medio de un acceso de tierra ripiado de 2 km. hacia el Oeste.

En el trayecto de este camino podemos observar dos componentes de la historia de Cabal. Un edificio que perteneciera a la cremería y una Cruz de madera de más de metro y medio de altura. Lo primero, documento contundente de un lugar de producción láctea por excelencia hoy inexistente; y lo segundo, símbolo del paso de lo misioneros en su misión evangelizadora en los años fundacionales.
Dn. Elio Reinares, vecino de Llambi Campbell, en su libro de colonia “Botto”, -pagina 24- hace mención de una Cruz similar emplazada en ésta desde 1895, lo que hace presagiar que la Cruz de Cabal también data de esa fecha.

Llegados al casco urbano, nos encontramos que la traza del pueblo está compuesta por una gran plaza central atravesada por dos calles en cruz que la divide en cuatro grandes cuadrados. (Cuatro manzanas) Una parte de estos cuadrados, el ubicado al Noroeste, ha sido ocupada para la construcción de viviendas particulares. El resto está prolijamente forestado con plantas de pinos aún jóvenes.

En torno a la plaza se erige el pueblo. Son solo dos cuadras por cada lado. En las dos cuadras ubicadas al Este, se emplaza la Escuela Radial Nº 311, la Capilla Santa Rosa de Lima y las instalaciones del Club Social y Recreativo Peñarol; al Norte, el edificio de la comuna; Al Oeste, una antigua casa de almacén de ramos generales que perteneciera a Dn. Roque Parisi y Sra., restos de lo que fue una pista de baile, ruinas de un molino harinero y el casco de la estancia “La Grande Cué” de Dn. Mariano Cabal; al sur solo hay tres casitas muy antiguas.
Y esto es la localidad de Cabal.

La zona rural completa un distrito de 72 kilómetros cuadrados con 190 habitantes.


En un lugar de la zona rural se emplaza el establecimiento de Marta Riboldi, nativa de Cabal y Oscar Cemino, oriundo de Colonia La Blanca. Es un lugar que intranquiliza por el silencio, por lo menos a quienes estamos acostumbrados al ruido de la ciudad; pero donde, sin dudas, se goza del aire puro y de la mejor música que es la que baja sin cesar de las ramas de los árboles.
Hasta allí llegamos, y entre mates amargos y chorizo casero, registramos la siguiente conversación.

Marta y Oscar

- Mis padres eran de familias numerosas, dice Marta. Por parte materna eran diez mujeres y cinco varones y por parte materna diez varones y cinco mujeres. Pero a estos últimos quince niños se le agregaron siete más debido a la muerte de una cuñada de mi abuela de los cuales se hizo cargo, por lo cual crió a 22 chicos.

- ¿Y cómo hacía para criar los 22 chicos?
- Según contaba mi papá la comida mayoritariamente era polenta. A la noche lavaba a cada uno y les daba una bolsa de arpillera, que hacía de colchón, y los acostaba a dormir alrededor de la pared de la cocina. Cuando terminaba los trabajos de limpieza, los acostaba en la cama.



Las dos caras de la medalla obsequiada por el Presidente Victorino De La Plaza en 1915 en el baustismo del padre de Marta.

- Usted conserva una medalla obsequiada por el Presidente Victorino De La Plaza. ¿Nos puede contar esa historia?
- Sí, mi padre era séptimo hijo varón. Se decía por aquel entonces que los séptimos hijos varones sin intermediar mujeres se convertía en Lobisón. Para exorcizarlo se lo distinguía con ser ahijado del Presidente de la Nación. Mi padre había nacido en 1915 cuando el presidente era Victorino De La Plaza quién envió a dos personeros como padrinos. El regalo de bautismo fue esta medalla que conservo por ser hija única.

Cocina antigua a leña en funciones.

Esfera de piedra encontrada en el campo. Se dice pertenecer a una boleadora indígena

- ¿Recuerda cómo era un día suyo en los tiempos de su niñez?
- Bueno, tenemos que remontarnos a los años cincuenta. Iba a la escuela que me quedaba unos cuatro km. aproximadamente. Nos juntábamos tres o cuatro chicas y el medio de transporte era el sulky. En la escuela aparte del estudio normal nos enseñaban distintos quehaceres que por aquellos años era muy común en cualquier casa, por ejemplo: jardinería, hacer quintas…. Y luego jugábamos a las muñecas con mis amigas, a la rosarina….

- Usted que siempre vivió en Cabal se casó con un hombre oriundo de Colonia La Blanca ¿cómo lo conoció?
- En la zona no había muchas posibilidades de progreso sin irse del campo. Yo buscaba algo mejor y me fui a Santa Fe a estudiar peluquería. Allí lo conocí. Estuvimos de novios tres años y luego nos casamos.

Oscar, el esposo de Marta, escuchaba en silencio por lo que decidimos incorporarlo a la conversación.

- Oscar, ¿cuál fue el motivo de su emigración de Colonia La Blanca?
- El estudio. La idea de hacer la escuela media y mi sueño de ingresar a la Universidad que, en definitiva, por problemas económicos, no pude lograrlo.

- ¿En que año llega a Cabal?
- Con Marta nos casamos en el año 1966 y a Cabal había llegado cuatro años antes, es decir, en 1962.

- ¿Qué diferencia nota entre el Cabal de aquellos años y el de hoy?
- En el Cabal de aquellos años en cada casa de campo había un tambo. Hoy hay una destrucción masiva, casi total de esta producción. Antes no se conocía la soja, hoy es el factor más importante del desplazamiento de la lechería.

Entre recuerdos, anécdotas e historias propias de la vida de campo, casi sin darnos cuenta nos sorprendió la tardecita. En el horizonte, los rayos más fuertes del sol pintaban la mejor puesta de sol nunca vista desde la ciudad. El espejo retrovisor del auto ya en la ruta pavimentada, marcaba el tiempo del retorno.

GALERIA DE FOTOS


Edificio de la comuna


Calle de entrada principal al pueblo. Avenida en construcción


Frente capilla Santa Rosa de Lima


Frente Club Social y Recreativo Peñarol

Antiguo edificio donde funcionaba un almacén de ramos generales que pertenecio a Dn. Roque Parisi y Sra.


Vista desde la plaza del casco de lo que fuera la estancia de Dn. Mariano Cabal


Ruinas de molino harinero


Edificio ex Estación Cabal del ferrocarril


Edificio donde funcionaba la cremeria

Cruz que recuerda el paso de los misioneros en tiempos fundacionales


APUNTES SOBRE SU FUNDACION

En cuanto a la fecha de fundación de Cabal, los historiadores todavía no se han puesto de acuerdo, pues no se ha encontrado registro de acta fundacional. Tampoco nosotros. Lo único que no se discute es la influencia de Dn. Mariano Cabal en el nacimiento de la colonia.

Libro “Análisis Integral de la Provincia de Santa Fe” (1986) adjudica a Dn. Mariano Cabal, gobernador de la provincia en el período 1868 /71, fundador de Cabal en el año 1890, un año después de haberse librado al servicio público la línea Santa Fe – Barranqueras del antiguo Ferrocarril Santa Fe, luego Ferrocarril Argentino y hasta su desaparición en los años noventa, Gral. Belgrano. Pero no precisa acta de fundación.

Por su parte, Dn. Marcelo Pastorelli, en su libro “Cabal…apuntes para su historia” (1995) -paginas 22 y 23- sostiene y con razón que en Cabal “no hubo un acto de fundación sino que hubo un origen de la Colonia.”
Esta reflexión se afirma en el pedido que los vecinos de Cabal elevaron al gobierno en 1892 solicitando la creación de la Comisión de Fomento. En el mismo se puede leer que para esa fecha ya había una importante población urbana e industrias establecidas, por lo que queda claro que el origen de la Colonia data de varios años antes.

En el mismo libro, se cita a la profesora Elena Ricci, autora de una investigación histórica de Cabal presentado en el donde propone como fecha de origen la creación de la Comuna, 1892 “que es lo primero documentado”. No obstante esto, el centenario ya se había festejado en 1970.

La pregunta es: ¿de dónde sale esta fecha (1870)? Según testimonios orales – dice Dn. Marcelo Pastorelli- que “por aquel entonces se le había encargado a la Sra. Irma Barré de Barré, docente de la escuela de Cabal, una investigación sobre este tema en base a documentación del Archivo Provincial, elevando un informe en el que proponía este año. Respecto a los datos obrantes en el archivo provincial ciertamente en la Guía Oficial del ferrocarril Santa Fe del año ’33 se indica a Cabal como pueblo fundado en 1870”, documentación que no he podido encontrar, concluye Pastorelli.

Mas allá de la placa de bronce enclavada en un monolito frente a la capilla Santa Rosa de Lima, recordando el centenario en 1970, 1870 podría ser una fecha de fundación correcta. Además, cuenta a su favor las colonias San Justo y Emilia que se adjudican como fundadas por Dn Mariano Cabal en 1868, y hasta ese entonces no hay documentación que acredite una colonia con el nombre “Cabal”.
Nota: agradecimiento a Belkis Parisi, vecina de Llambi Campbell, que ofició de guía.

9 comentarios:

  1. Cuantos pueblos pérdidos, cuantas historias de vida, cuanta tristeza me da, besotes tía Elsa.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó la nota a Marta y Oscar, encantadora, pues uno puede evaluar las situaciones, desde la palabra, de los propios protagonistas.
    Uno puede a través, de su relato, comprender, las actitudes de la gente de campo, obviamente, muy interesante todo lo referido a su parte histórica, de un gran valor, toda esa búsqueda de información de tu parte!! Muy buena semana!! Un beso y abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Nestor, he venido a visitarte y a conocer tu nueva casa, sigue siendo muy interesante...como siempre enseñando, desde tu lugar, aquellos lugares perdidos de nuestra querida provincia.
    Besos.
    Luna

    ResponderEliminar
  4. yo otra vez olvidaba decirte que para poder habilitar tu visita a mi blog necesito una dirección de correo, si querés enviala a sueniosdeamor@hotmail.com
    Gracias
    Luna

    ResponderEliminar
  5. Mi querido Nestor, yo difruto cada vez que te visito. Me ha encantado lo de Marta y Oscar... no sé...genial!
    Siempre re-buscando en la historia...y eso es bello...;-)

    un beso,

    Ali

    ResponderEliminar
  6. HOla! Qué cerca estoy de Cabal, y cuántos años hace que no paso por allí...
    Me doy cuenta que la vida nos exige trabajar y trabajar y uno no se da el suficiente tiempo para viajar y recorrer!

    Ha crecido este pueblo y me alegra!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Amigo Néstor, he sobrevivido al terrible verano madrileño y es para mí todo un placer volver a pasear por los bellos municipios de Argentina. Espero que estés muy bien.

    Peón de Brega reanuda actividad el próximo domingo

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Néstor:
    Hermoso tu pueblo. Me encantaría conocerlo. Leía la disyuntiva sobre el año de su fundación. En el caso de ser Mariano Cabal, lo tiene que haber hecho en 1870, ya que falleció en 1885. Por lo tanto, no puede haber sido en 1890. Sin embargo, en el Archivo General de la Provincia de Santa Fé, en Pueblos y Ciudades, menciona las fechas y años que fueron fundadas y quienes lo hicieron. Menciona a Mariano Cabal como su fundador en 1890. Y ahí quizás provenga la duda, de ser ese año solamente puede haberlo hecho uno de sus hijos. Ya que uno de ellos, llevaba el nombre de Mariano, el cual, falleció en 1891. Y sería lo más lógico si fue en 1890. O que lo haya hecho en forma conjunta con sus hermanos. Ya que existía una Empresa que se llamaba Cabal Hnos..
    Un Abrazo y Felicitaciones por tu página.
    Juan Manuel Cabal
    juanmanuelcabal@hotmail.com

    ResponderEliminar
  9. ¡Felicitaciones por el sitio!del "Centro de Estudio e Investigación de la Tarjeta Postal y Fotografía en Argentina-CEITPA": http://tarjetaspostalesargentinas-ceitpa.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar